sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]
Trabajar en remoto

En la situación que nos está tocando vivir, muchos estáis trabajando en remoto desde casa, quizás en convivencia con la familia, la pareja o solos. Sea como sea, si no estas acostumbrado a hacerlo, puede resultar difícil al principio establecer una rutina de productividad. Es fácil caer en la trampa de acabar todo el día delante de la pantalla sin llevar a cabo todas las tareas que quieres hacer.

Aunque ya la red se ha llenado de consejeros remotos, quiero añadir algunos más específicos que he ido aprendiendo tras varios años de tener una semi-cuarentena como estilo de vida y que personalmente me han servido bastante.

Vamos allá:

  1. Levántate un poco más tarde. Algo bueno de esta situación es que el tiempo que tardas en vestirte o maquillarte para ir a una oficina puedes alargarlo un poco más en la cama. Un poco es un poco, no te pases de la media hora.
  2. Bebe agua. Bebe bastante agua justo después de levantarte. Por la noche nos deshidratamos y esto ayuda a que nuestros órganos se despierten y se pongan también en modo ON (incluido el cerebro).
  3. Haz ejercicio previo. Haz algún ejercicio físico antes de sentarte en la silla. Si no se te ocurre ninguno, hay infinidad de videos que puedes buscar. Ideas: yoga para despertar el cuerpo, ejercicios de estiramientos, despertar tus músculos…
  4. Dúchate y vístete (cómod@ pero vístete). Aunque pueda parecer que es algo que no tiene importancia para estar en casa, ducharse antes de ponerte enfrente de la pantalla cambia mucho tu enfoque del día. De esta manera, asociarás que te vas a trabajar como un día normal y te tomarás más en serio la jornada.
  5. Márcate un horario. Ponerse un horario es importantísimo. Ahora mismo quizás parece que tenemos más tiempo, pero es una trampa ya que llegará un momento que parezca que tu vida solo es trabajar. Necesitamos movernos y desconectar del trabajo, tener otros estímulos fuera del curro y especialmente si tienes un trabajo creativo. Así que márcate un horario y acorde a él establece una serie de tareas que quieras llevar a cabo en ese tiempo.
  6. Divide las tareas grandes en tareas más pequeñas. Una vez tengas 3 o 4 tareas definidas para el horario, intenta diseminarlas en tareas más pequeñas. Así será más fácil que vayas cumpliendo los objetivos de forma realista.
  7. Aíslate. Si puedes y tienes opción trabaja desde una habitación de la casa en la que solo estés tú para evitar distracciones. Tu familia, pareja o compañeros de piso de forma involuntaria pueden ser ladrones de tu tiempo de trabajo. Y por supuesto silencia notificaciones que no sean de trabajo y ¡aléjate del móvil!
  8. Haz una checklist de las tareas por hacer. Esto ha pasado a ser un placer más de mi vida. Marcar como acabada poniéndole el check a una tarea es una sensación que podría situar entre una de las más placenteras de los últimos años de mi vida por triste que pueda parecer. Cuando vas cumpliendo objetivos aunque sean pequeños te motivas para continuar con los siguientes temas pendientes.
  9. Descansa. Haz descansos entre las tareas. Con descansos me refiero a levantarte de la silla y darte un mini paseo por la casa, hacer un cambio de postura o estiramientos, poner las piernas en alto para mejorar la circulación, hacer alguna tarea del hogar que lleve poco tiempo… Hay muchas cosas que en un trabajo de oficina no puedes hacer y en casa sí, ¡aprovéchalas! Puedes tomar como referencia la técnica Pomodoro: trabajar 25 minutos y descansar 5.
  10. Prepara tareas del día siguiente. Haz aunque sea un borrador de lo que tienes pendiente de hacer. Esto te ayudará a no olvidarte de las tareas y a tener una perspectiva general de cómo irá el día siguiente. Te ayudará a organizarte mejor.
  11. Desconecta. Una vez tengas terminadas las tareas, olvídate del ordenador y si puedes de las pantallas mucho mejor (aunque estando en cuarentena es difícil). Como en toda relación siempre viene bien oxigenar y crear distancia para cogerlo con ganas al día siguiente. Así que olvídate del trabajo y aprovecha para hacer cosas que te hagan desconectar del trabajo, como puede ser ver Netflix, cocinar, leer, entrenar o hacer yoga, ducharte (otra vez) pero como bálsamo relajarte y muy importante ¡ponerte buena música! La música nos evade y siempre es una buena aliada en momentos difíciles como este.
  12. Date algún capricho estos días. Hazte unos creps, bébete una copa de vino, pide a alguien de la casa que te haga un masaje. Te lo mereces y nos lo merecemos en estos momentos. Lo que pasa en la cuarentena se queda en la cuarentena…

¡Ánimo a todos!

No Comments
Post a Comment