sidearea-img-1
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.
sidearea-img-2 sidearea-img-3 sidearea-img-4 sidearea-img-5

Recent News

Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Moodboard, esa palabra, que en inglés se presenta bastante poco reveladora, se ha convertido en una palabra mágica para mí desde hace ya unos 3 años. Su traducción al castellano sería “panel de inspiración” o “panel inspiracional”, pero para ser más precisos podríamos definirlo como una herramienta de comunicación visual que consta de un soporte donde se colocan imágenes, texturas, materiales y a veces textos, incluyendo siempre una paleta o carta de color.

Desde hace años, es un método muy utilizado por creativos y diseñadores ligados principalmente al mundo de la moda para lograr definir, representar y transmitir los valores o ideas que han servido de inspiración para la creación de una colección. En este caso, suelen ser soportes o paneles físicos, donde puede haber fotografías, pinturas, telas o materiales tanto orgánicos como de otro tipo.

En mi caso lo puse en práctica cuando empecé a diseñar estampados para moda, papelería, etc. y ha sido todo un descubrimiento en cuanto a la forma de abordar el proceso creativo de un nuevo proyecto. Por eso, he aprovechado este recurso para incorporarlo también a las fases iniciales de la creación de una marca e incluso de una web, aunando con un solo golpe de vista todo lo que creo que visualmente debe transmitir esa marca.

De una forma fácil y sobretodo muy sensorial, logro definir los valores que diferenciarán a una futura marca o entidad y funciona muy bien como nexo de unión entre el branding o estrategia de negocio y la representación gráfica de esta. De hecho muchas agencias y empresas de diseño empiezan ya a pedirles a sus clientes que les presenten un moodboard definiendo con imágenes, tipos de letra, colores etc., valores que tengan que ver con su empresa, para partir ya de un punto en común y facilitar a los diseñadores esa ardua tarea (a veces) de dar con el estilo que le guste al cliente y lograr a su vez que funcione.

Para acercaros de una forma más sencilla a este concepto, qué mejor que echéis un vistazo al moodboard que os presento hoy y que me ha servido de inspiración para la creación de la marca La Surfera. Veréis que de una forma muy sencilla, se logran transmitir los valores de una marca que buscaba posicionarse como fresca, novedosa, femenina, delicada y personal.

MOODBOARD-LA-SURFERA

Os dejo el enlace al resto del proyecto para que veáis el resultado final.

La Surfera